06 abril 2006

El horror: Fe en la ciencia

Azucar, cruz y llave
Es poco el énfasis que puede poner en la importancia de la investigación y desarrollo. A pesar de quien pese y lo adecuado de su modelo hay que reconocer que Estados Unidos está en la vanguardia de las iniciativas para comprender y mejorar el entorno en que vivimos. No hay que ir más lejos que al siguiente titular del Washington Post para admirar la selección de prioridades de investigación y los resultados obtenidos:

"La oración no ayuda a recuperarse, descubre un estudio"
"El efecto curador del rezo del extraños a distancia sobre pacientes de cirugía del corazón ha sido examinado."

El estudio concluye que rezar por un enfermo es inefectivo. Aparentemente se trata del esfuerzo más riguroso frente a iniciativas de dudosa metodología que concluían que la oración a distancia sanaba enfermos. Según la noticia esto ha sido un golpe muy duro para aquellos que esperaban que la investigación científica respaldara la creencia popular que la gente puede influir en la salud de los demás aunque estén enfermos e incluso si el enfermo no sabe que están rezando por él... Eso sí, los investigadores han advertido que el estudio no se ha hecho para poner a prueba la existencia de dios o el beneficio de otros tipos de oración en los pacientes, de hecho el estudio no prueba que otros tipos de rezos no sean efectivos para otros tipos de pacientes.

Esta iniciativa pionera ha costado 2,4 millones de dólares procedentes de la Fundación John Templeton y liderada por académicos de Harvard. Los detalles de la investigación que no tienen desperdicio incluyeron 1,802 operados para los que se busco dos grupos de católicos y uno de protestantes a los que se les dio la instrucción de rezar para una pronta recuperación sin complicaciones utilizando el nombre y la inicial del primer apellido de los pacientes. Los resultados revolucionarios muestran que no sólo el rezo no ayudo al paciente sino que el 59% de aquellos que sabían que se rezaba por ellos sufrieron complicaciones."¿Pensarían los pacientes, estoy tan mal que tienen que llamar al equipo de rezar?" comenta un doctor y quizás por ello se sintieron más estresados...

La verdad es que la metodología es sólida. Podríamos gastarnos otros dos millones y medio en averiguar si todos los insultos y maldiciones dirigidos al gobierno de Estados Unidos por todo el globo tienen un efecto maligno en la cúpula de la Casa Blanca o por el contrario si preferimos seguir rezando.

Investigaciones Relacionadas
Politiqueo: Revolviendo la droga
Politiqueo: Dictadura del relativismo