10 marzo 2006

Economía: Liándonos a tortas


Insistiendo en la temática alimenticia, recuerdo como al respecto de las chistorras vascas americanas tuve un par de fogonazos pensando en esos discursos sobados y contradictorios entre el espíritu pionero y creador del sector privado - una inmigrante funda "Doña Juana" en Los Ángeles dando a conocer comida española - y la idea de que la innovación es sino ya superflua, al menos subordinada al deseo, la demanda, de la mayoría. Es decir: o la mayoría pedía chistorra en California y esta mujer estuvo subordinada al deseo del mercado, o se abrió un hueco en el mercado e introdujo un producto competitivo... Pues eso, fogonazos, se que es más complicado pero de momento...

Mientras tanto me encuentro un paquete de genuinas tortas de aceite importadas directamente desde Sevilla al precio de $5.99 en un supermercado de Washington, DC. Cierto, no son las de San Martín de Porres, que quizás no serán las mejores ni falta que hace pero eran las que yo tomaba. Y mientras me comía una de ellas pensaba si yo representaba ese mercado en Estados Unidos que va a sostener la importación de tortas de aceite y de ser así no empezarán a fabricarlas aquí. Pero sobre todo no podía dejar de repetir para mis adentros: "Estados Unidos importa olive oil crisp bread - pan crujiente de aceite de oliva - olive oil crisp bread"... La torta de aceite se ha convertido en un artículo de delicatessen.



Mensajes relacionados:
Culturas Híbridas: Chistorra y patria
El horror: Plastificando la tortilla de patata
El barrio: Haciendo el membrillo e importándolo
El barrio: Churrería Madrid