19 febrero 2006

Lecturas dominicales: Jugando con fuego


El Washington Post publicó el pasado 5 de febrero el artículo "Aprende a apuntar y a disparar" (Requiere registrarse). El mismo periódico que se autodefine como "periódico familiar" y utiliza el término para censurar que palabras y contenidos publica, decide presentar un artículo que fomenta el uso de las armas de fuego por las mujeres en clave frívola y de entretenimiento.

Es uno de los periódicos más influyentes de Estados Unidos, que reside en una de las jurisdicciones con una legislación en contra de la posesión de las armas para uso privado. Y el artículo recomienda ejercitar el gatillo como el que recomienda un nuevo restaurante. La sección dominical "Get Out" o "Sal fuera" contenía la delicadeza junto a una lista de lugares en la región donde ejercitar esta afición. La pieza está escrita por una mujer que en una tarde pensando en actividades para hacer con sus amigas decide que una noche de tiro al blanco en los suburbios es una gran idea. Sólo entre mujeres - para no sentirse incomodadas por el machismo que impera en la cultura de las armas - se reúnen para sentir "que tenía el poder de matar en mis manos" entre dianas de Osama bin Laden. "No hay ninguna duda. Disparar una pistola te hace sentir poderosa."

Triste ayuda al feminismo revindicando la misma brutalidad que el machismo monopolizaba. Aquí no hay debate ni ambigüedades: ¿agarrar una pistola es diversión y reivindicación feminista? ¿Es lo mismo irse a una bolera o a una discoteca que a una galería de tiro? El artículo concluye con la siguiente muestra de humor y cariño:

"La gente ahora me pregunta si voy a ir con arma. Podría si quisiera, les contesto con chulería. Pero no voy a comprarme una pistola y les cuento a mis amigos la siguiente anécdota: Una vez le pregunté a una adorable pareja de viejitos cual era el secreto de su largo matrimonio. La esposa contesto:"no tenemos pistola". No estoy segura si esta historia calma a mi marido o hace que se caiga del miedo."

Mensajes relacionados
Tecnología: Disparos digitales