13 agosto 2005

Politiqueo: Bush como un roble


George Bush está como un toro y eso es bueno para Estados Unidos y consecuentemente para el desarrollo de las libertades en el mundo. Al menos esa sería la conclusión juzgando por el chorro de noticias, artículos de opinión y reportajes desde que el presidente paso su examen físico el pasado 30 de Julio. "Fit for duty", es decir, en forma para sus responsabilidades. Ha adelgazado más de tres kilos, hace deporte seis veces a la semana, su nivel de colesterol es aceptable, y bueno, el purito que se fuma de vez en cuando quizás le sobre pero los doctores están de acuerdo: un estado de salud fabuloso y un ejemplo para los americanos.

No seré yo el que no diga que una vida sana y equilibrada es lo necesario y deseable. Pero a juzgar por la composición de su grupo de gobierno estar hecho un chaval no es requisito para el Vicepresidente Dick Cheney o su mano derecha Karl Rove por mencionar un par de ellos. Su capacidad laboral no se pone en tela de juicio por las múltiples operaciones de corazón del uno o por la obesidad del otro. De hecho, cuestionarlos por su condición física podría constituir un acto de discriminación. Y eso que han abundado los presidentes americanos que estaban como ceporros, que convivían con una silla de ruedas o que abusaban de la botella.
En fin, mens sana in corpore sano. Ya sabemos lo del cuerpo, ahora toca responsabilizarse de la mente.


Karl Rove, Asesor Político del Presidente, como siempre en plena forma.

Mensajes relacionados
Politiqueo: Antiterrorismo y decoración