18 agosto 2005

Viajes: Calentando motores


Me suele dar cierto escalofrío enfrentarme a la pregunta de rigor: ¿tú de donde eres? De acuerdo, todos necesitamos parámetros para conocernos y ese será uno de ellos. Entre mi urticaria por el esperpento nacionalista y mi pasión por las culturas maleables hace ya un tiempo que me veo escuchando la reacción: ¡Ah, de la madre patria! A veces bienintencionada, a veces irónica, a veces hostil, refleja el uso extendido por años de esa doctrina en las américas. Al principio, respondía tímido: No si yo... Madre patria pero... Ustedes saben... Ya me acostumbré y lo llevo cordialmente con un punto de humor. Al fin y al cabo uno se termina admitiendo con una historia y unas culturas revoloteando. Es lo que hay.


Sea como fuere, estoy preparando maletas y si bien no cierro mi contribución a Daquella Manera por vacaciones, no lo son del todo, esta va a tomar una intermitencia espaciada. Algo caerá.

Bueno, madre patria o no, allá voy. Unos días, no más.
Gracias por el interes, lecturas, comentarios y debates. Es todo un placer poder ir compartiendo este proyecto.

Buen tránsito a todos.


Daniel