17 julio 2005

Lecturas dominicales: Turismo de destrucción masiva


Bernat Puigtobella publicó el pasado viernes "Destrucción de Barcelona" en la sección Cataluña del País. Una reflexión interesante, que revisando el último libro
del mismo nombre de Juan José Lahuerta, critica al turismo en Barcelona como destructor de la ciudad y la transformación urbana a espaldas del ciudadano. El punto de vista raya en el sensacionalismo y el ombliguismo pero aguanta una lectura interesada. El turismo encarna muchas formas y según su gestión se puede convertir en destructor del urbanismo. Los modelos que desarrollan instalaciones de recreo a la espalda de las poblaciones que los apoyan, Puerto Plata en la Republica Dominicana por ejemplo, contribuyen a destruir el urbanismo local (tema que espero desarrollar en otro mensaje); pero que el turismo sea pernicioso para la ciudad se me antoja más complicado. La golosina de Gaudí se lleva utilizando durante décadas y el momento popular que atraviesa la ciudad es una mezcla de oportunismo y gestión constante. Quizás sean más interesantes las reflexiones sobre el turismo en sí mismo, no por acertadas sino por provocadoras. Un par de perlas:

"El régimen nos obliga a viajar", afirma Lahuerta. "El turismo es uno de sus máximos negocios y haber estado en alguna parte una condición necesaria en el esquema de nuestra alienación. Como turistas trabajamos en unas condiciones físicas y morales que ya no aceptaríamos en ninguna otra parte, y lo hacemos no ya gratis, sino pagando. El turismo no sólo nos convierte en los consumidores por excelencia, sino que hace de nosotros al mismo tiempo el productor y el producto, puros productos de la producción".

"En nombre de la historia o el turismo se ha convertido la ciudad en una maqueta inofensiva. La obsesión por la maqueta, tan presente en el Fórum, es otro síntoma de la manera que tienen los políticos de ver la ciudad: pequeña, controlable a vista de pájaro y, sobre todo, terminable. Mientras tanto, el afán por acabar la ciudad ha expulsado al ciudadano de la calle. La vía pública ha sido tomada hasta tal punto por el frenesí inmobiliario y turístico que los únicos puntos de confluencia que quedan, más allá de la privacidad de la vivienda de cada uno, son los centros y galerías comerciales, lugares públicos pero cerrados."


Artículo completo

Lahuerta entre otras muchas publicaciones también ha realizado algunas intervenciones dignas de explorar en torno al arte y el museo.

Imagen de "today is a good day"