18 mayo 2005

Caja tonta: M*A*S*H ¿militante y pacifista?


(Imagen superior cortesía de Hollywood Diecast)


Las cadenas de televisión cuando andan vagas y faltas de recursos tiran de archivo y abren sus puertas a las reposiciones eternas. Gracias a eso he podido alcanzar algunos episodios de la serie M*A*S*H que no había visto desde su transmisión en España allá por los 80. M*A*S*H se convirtió en serie de televisión para extraerle el jugo a la buena película dirigida en 1970 por Robert Altman del mismo nombre. Su historia narra la vida en hospital de campaña durante la medio olvidada guerra de Corea norteamericana. Se puede interpretar que todo el fenómeno constituía no solo una crítica a la guerra y a todo el sistema militar si no un ataque directo a la vigente e innombrable por aquel entonces guerra de Vietnam como varios anecdotarios documentan. Es cierto que toda la narrativa de M*A*S*H ofrece una visión cr
ítica, pacifista incluso, y frecuentemente con una trama multicultural integradora e irreverente. Por ejemplo en un episodio una circuncisión judía era dirigida por un cura católico siguiendo las instrucciones de un rabino a través de la radio con un jefe de comandancia protestante, ejecutada por un par de cirujanos agnósticos y rodeados por un par de americanos legalistas opinando no solo que es un procedimiento fuera de lugar ya que constituye cirugía voluntaria si no que América son ellos y que es inaceptable gastar esta energía en el hijo de un soldado americano con una coreana.

No seré yo el que defienda a ninguna de estas religiones, ni mucho menos la circuncisión por otra parte tan americana y que esta siendo criticada como otra elección ilegítima sobre un hijo que no obedece a razones medicas de peso, pero sandeces patrióticas aparte si hay algo realmente encomiable en América debería ser esto: respeto e integración en la diversidad aunque haya voces que estén en desacuerdo. Ahora, que la colaboración y el esfuerzo por la paz sea más realidad y menos fantasía es lo que hace falta.


M*A*S*H no se va sin una colleja por el plagio/homenaje que le dedican al "Bienvenido Mr. Marshall" de Berlanga. En otro episodio reciben noticias de la inminente visita del gran General MacArthur e ilusionados, ansiosos y nerviosos se pasan todo el capítulo preparando el campamento y la visita al detalle. Los que hayáis visto el original con Pepe Isbert ya sabéis lo que pasa cuando llega el general, los que no ya estáis tardando.